Skip links

BANG-BANG-BANG

Charalitos… De todas las cosas que nos llegan del lejano oriente, pocas han pegado como el Tik-Tok… Bueno… Tal vez el K-Pop y el Coronavirus… 

Pero hoy vamos a hablar de Tik-Tok: Esa red social china basada en pequeños clips de video que, como la sífilis, llegó de tierras remotas para quedarse. Solo necesitas de una cámara, internet y algunos cromosomas de sobra para disfrutarla y que nos hace ver a los YouTubers como Steven Spielberg.

Bueno, pues la semana pasada la diputada federal de Puebla y vitola con cargo público, Nayeli Salvatori Bojalil subió un Tik-Tok grabado en la Cámara de Diputados en el que hacía una coreografía donde simula dar balazos, mientras camina al ritmo del perreo de un sabroso reggaeton.

 

 

El cortometraje “No Te Voa Mentil” nos narra, con la parsimonia de una cámara casi fija y un montaje en plano secuencia, el desfile grácil y desenfadado de la protagonista sobre una improvisada pasarela que evoca los primeros trabajos de Orson Welles en su etapa que yo considero, si se me permite, más abstracta.

La deformación objeto-espacio se logra desde el aislamiento óptico, en el que se forma y/o transforma un símil análogo entre el ser y el estar, el estar y el ser. La violencia que se adivina en la banda sonora es solo una excusa casi pragmática… dogmática… para de alguna manera surreal convertir la extremidad en arma y atacar a un hostil adversario fuera de cuadro. Anónimo. Impávido. Inconexo.

“No Te Voa Mentil” grabada en locaciones naturales y decadentes… casi asquerosas, queda pues cincelada en el inconsciente colectivo como una joya más del cine postmoderno y nacionalista.

Como era de esperarse, internautas, figuras públicas y políticos se le fueron encima con las críticas como productor de televisa a una adolescente. Lo que al parecer más molestaba a todas esas almas correctas era que la diputada, como narcoserie de Netflix con actores que dan lecciones de superioridad moral “Glorificaba a la violencia”…

Y a ver… No mamen. Era una morra haciendo un pendejo video para una red social que de eso se trata, de hacer coreografías pendejas. Y Ok… pocos fuimos tocados por Terpsícore, musa de la danza, y la diputada más bien no tiene mucha gracia para bailar… o para caminar… Pero de eso a “Glorificar la violencia”… tampoco mamemos.

Además… La Cámara de Diputados es para eso… Ahí la gente va a dormir, a tejer, a sabrosear edecanes (pinches viejos puercos), a cuidar niños y hasta a golpes se han agarrado los cabrones LUCHADORAS… OCTAGONAS… BLUEDEMANS… ENMASCARADAS DE PLATA…

Desde EPDLR hago un llamado a que ya le bajemos un poquito de huevos al homelet. En serio, que no todo se hace con una mala intención. Algunos hacemos pendejadas nomás por el calor del momento. Sin más. Y a la dipu Salvatori… Nay… Mi’ja… Si ya sabes que el tío es gorrón, pa’ qué destapas el Don Julio… También tú.