Skip links

EL PRECIO DE LA LIBERTAD

Amigos, ser privado de la libertad. Algo que no le deseamos ni a nuestro peor enemigo, excepto si ese enemigo es un secuestrador, un robachicos o Manuel Bartlett.

Todos hemos escuchado historias de terror acerca de personas cercanas a nosotros que han pasado por el infierno de no encontrar a sus seres queridos, para luego ser extorsionados y si tienen suerte… mucha suerte, volver a ver con vida a esa persona.

Esta semana el presidente celebró que haya sido liberado el general brigadier Guillermo Lira, el cual fue privado de su libertad desde el sábado pasado en la ciudad de Puebla, por el cual los secuestradores estaban pidiendo 4 millones de pesos.

No se sabe si esta suma fue pagada o si lograron detener a las personas que privaron de su libertad al general, simplemente se informó que estaba sano y salvo y por el momento eso es lo que importa.

 El gran problema de este gobierno, al igual que el argumento que le diste a juez en tu divorcio, es que no pueden aceptar que algo, lo que sea, lo más mínimo, esté saliendo mal y sea su culpa.

Y con respecto al aumento en la inseguridad en el país, hemos escuchado de todo tipo de excusas: Desde el “así estaba cuando llegué” al “los voy a acusar con sus mamás”, a los fuchi guacalas y no podía faltar en culpar a los que tienen dinero contra los que no.

El mensaje del presidente esta semana fue tan claro que le retiraron la invitación a un foro de racismo en conapred.

 

 

Si, necesitamos una sociedad mejor, pero no la lograremos si seguimos dividiendo este pedo entre si tienes dinero o no, eso solo divide más y más.

Esto lo digo porque se ha demostrado que el ser secuestrado, ha dejado de ser un tema exclusivo de gente rica. La cosa está tan cabrona que se han reportado casos de secuestro a gente que no tiene muchos recursos y sus rescates son por 3 mil pesos, incluso por electrodomésticos, ¡no mames tu vida por una tele!  así de grave está este pedo.

3 mil pesos, eso es una quincena de salarios mínimos. 3 mil pesos es una beca de jóvenes construyendo al futuro. Estamos llegando a actos desesperados y eso que todavía ni salimos a la calle. No puedes culpar a los ricos por ser secuestrados, eso está al nivel de culpar a una mujer de ser violada por salir en minifalda.

Esto ni siquiera tiene un chiste escrito porque da coraje que por su necesidad de ser empático con los pobres, acabes culpando a los que tienen dinero, porque no sabemos las condiciones en los que acabaron teniendo ese capital, porque con esas declaraciones, al que van a seguir teniendo secuestrado, es al país, y no nos lo van a devolver por 3 mil pesos.