Skip links

FAMILIA ROBLEDO, INC.

Bebés a la cuarta transformación nada la detiene, como Manuel Velasco en su visita a la Mansión Playboy, anda imparable. No es para nadie una sorpresa que cada semana les saquen trapillos al sol a alguno de sus integrantes y por trapillos nos referimos a tranzas, casas, mentiras, contratos chuecos, pasados turbios o negocios mal habidos, ya saben, eso que según ellos no eran, eso de lo que acusaban a todos de ser. 

Dime de qué presumes y te diré de cuántos giros serán las maromas de la RED AMLO para justificarte.

Hace algunas semanas que les informábamos sobre el Director de IMSS e Inspector Gadget sin gracia, Zoe Robledo, quien había dado positivo al malvado Coronaviru y pues eso opacó que justo antes de que eso sucediera, Latinus o como se le conoce ya en la 4T “a la madre ¿ahora qué vergas hicimos?”, publicó una investigación donde acusaban a Robledo de haber favorecido a familiares con adjudicaciones directas e incluso de tener participación en algunas de estas empresas mientras él ya era funcionario público, práctica conocida en el PRI como: buenos días, qué bello miércoles.

Robledo ha sido senador dos veces, estuvo en el PRD un rato y luego, como yo cada vez que voy a Hermosillo, pegó un buen brinco sobre la MORENA. Y, pues sí se nos hizo harto sospechoso que justo cuando le sacaron los documentos que visiblemente evidenciaban nepotismo, influyentismo y culerismo saliera con que se enfermó de Covid y pues que se iba a tener que guardar un ratito, la verdad. Qué oportuno el bicho.

Obvio como todo lo que huela a investigación hacia esta administración, salió a decir que ni madres, que él era puro, limpio y casto y que Latinus y Loret nada más eran una bola de envidiosos comecuandohay oportunistas prianistas y lord montajistas… no presentó pruebas de que todo fuera mentira porque, cuando estás bendecido por PeJehová de Macuspana, tu sola palabra basta y levántate y anda.

De los muchos contratos turbios donde sale Zoé más embarrado que SaniRent en la Feria de la Enchilada de Iztpalapa, evento real, el más choncho es un contrato de un millón 693 mil pesos por un servicio de plataforma web para el ayuntamiento de Puebla, y pues, no decimos que esté bien darles contratos sin licitación a los familiares aprovechando tus contactos en el gobierno, pero no mamen tampoco, un millón 693 mil pesos se lo gastaba Duarte en Twinkies… cualquiera de los dos Duarte.

Pero lo que señalamos es lo marrano, no lo trompudo.

De lo que se le acusa salió a dar cuentas y deslindarse de 3 empresas, pero según la investigación, su hermano, Gabino Robledo participa en 15 empresas y marcas beneficiadas con dinero público; su padre, el ex gobernador de Chiapas, Eduardo Robledo, en siete; otro hermano; en tres y se dice que en algunas de estas empresas Zoecito aparece como dueñecito. Y de eso, como actor-activista que fomenta las narcoseries, no ha dicho ni pio.

Recientemente un usuario de Twitter publicó supuestos estudios de laboratorio donde aparecía que Robledo nunca había estado enfermo de COVID, ojo, esto lo publicó alguien y mucha gente lo tomó por cierto porque pues todo el asunto siempre se prestó a suspicacias, no decimos que sea verdad, pero no nos consta lo contrario, tampoco, lo ponemos en la mesa nomás porque nos encanta el chisme, la verdad.

Zoé, a la nueva usanza, salió en un video de Twitter a decir que no mamen, que si estuvo enfermo, que ojalá nunca se enfermen así, Que está bien horrible tener coronavirus y ustedes no saben por lo que tiene que pasar uno es super fuerte wey. De nuevo sin presentar más pruebas pero ya ni nos extraña.

Desde EPDLR vemos que este estira y afloja con la 4T, como pleito entre cuñadas va para largo, vemos que las prácticas que prometieron erradicar siguen ahí. El amiguísmo sigue dando frutos y contratos, los nuevos poderosos continúan prosperando a la sombra del poder, como antes, como siempre, y nosotros seguimos haciendo corajes, hasta que lleguen los que siguen, y todo vuelva a empezar. Las mismas mañas, las mismas mentiras pero con diferentes colores.