Skip links

Entre norteños te veas

— Chinga tu madre, pinche Gab.
— …

Así. Voz en cuello, me recibió alguno de mis coworkers una vez que, recién contratado, llegaba a las instalaciones del lujoso complejo industrial (una pinche ex-paletería La Michoacana) del que forma parte Máquina 501.

Yo no sabía cuándo, ni por qué, ni por dónde pero ya me habían rayado mi pinche madre. Y mi interlocutor seguía hablando como si nada mientras a mí se me iban calentando las cagaleras por la mentada de madre recién emitida.

        ¿Le robé algo? No. Jamás me cacharían.

        ¿Me cogí a alguien de su familia? Posiblemente. Pero no tendría por qué saberlo él.

        ¿Me comí su lunch? Seguramente sí. Pero insisto.
         No era como para una mentada de madre.

Los días fueron pasando y las mentadas hacía mí (y mi jefa) no cesaban. Pero pasaba algo: Las mentadas eran de todos contra todos. Y me di cuenta que el “Chinga-tu-madre” era algo muy casual y cordial entre mis compañeros.

Porque no sé si lo había mencionado: son norteños.

Y es que los norteños tienen cosas ya de por sí muy cagadas. Usan mucha loción. Exageran en todo (especialmente en la loción). Gritan a la menor provocación. Y se sienten paridos por Dios.

Yo desde hace muchos años aprendí a no lidiar con los gentilicios. A menos que fueran, directamente, por una provocación:

Un verdadero Jedi usa el albur para la defensa. Nunca para el ataque.

—Antiguo Proverbio Mandaloriano—  

Y con esa máxima he regido mi vida.

Pero ahora me encontraba en un ambiente de trabajo cordial pero nunca libre de mentadas de madre (ni de loción). Y tenía que portarme a la altura.

A los nacidos en CDMX nos calan mucho las mentadas de madre. Nos caen como Peperami en ayunas. Creo que es un pedo guadalupano o algo. El mismo Octavio Paz le dedicó todo un capítulo del Laberinto de La Soledad a esa cuestión.

Vamos. En resumen: Somos muy cuidadosos con las mentadas de madre.

No las emitimos por cualquier cosa o razón. Tienen que manchar mucho nuestro (ya manchado) honor como para que le dediquemos una rayada de jefa a alguien. Especialmente en su cara. Y de pronto llegan estos jijos de Piporro a empanizarte la madre a mentadas sin tú saber de dónde o por cuá. Pos sí, pero pos no. No mames que tu lengua raspa.

Con el paso del tiempo me he vuelto menos tijismiquis (menos mamer, pues) en cuestiones de recepción y asimilación de mentadas de madre. Ya aprendí que ellos son felices mentándole la madre a cualquier persona, animal o cosa. Y que inclusive sienten que estás enojado si no se las contestas.

Amo a mis coworkers y he aprendido sus costumbres. Nunca seré norteño (ni quiero), pero ahora los entiendo más y a veces… a-ve-ces hasta los quiero. 

— Chinga tu madre, pinche Gab.
— La tuya en vinagre, pinche Ricardo.
— ¡ESO PINCHI MECO! ¿Quieres loción?

Leave a comment

  1. Post comment

    Fernando Valenzuela Arce says:

    Siendo un orgulloso perteneciente a la hermana republica del norte avalo cada palabra de este articulo… Chingon Gab

  2. No diga eso, mushasho; si bien se sabe que el acento de Chihuahua le puede (no soy de Shihuahua, pero he visto que lo bromean con eso).

  3. Pero no todos los norteños, debe ser cosa de Nuevo Leon y Chihuahuaneses, mejor conocidos como los regios de closet… en Bajacalifas y Sonora no chingamos tanto la madre..

  4. En la variedad está la riqueza, bien por ti Gab, eres el contrapeso de la oleada norteña. Saludos y buena friseada, hace un rato en La Radio de La República. Bravo

  5. El «¿Quieres loción?» Del final, la cereza del pastel.

  6. Es un lujo leerte caon

  7. Muy hermoso Gab, gracias por compartir

  8. Muy hermoso Gab, gracias por compartir

  9. Efectivamente mi estimado Gab, la mentada es con cariño y sin ofender, jeje. Lo de la loción sin excusa e indefendible pero eso sí, si los norteños te adoptamos como parte de la familia te defendemos a muerte y que se armen los putazos que tu barrio (norteño) te respalda ?

  10. Genial como siempre gab

  11. Quien chingadas madres le dice loción al perfume???

  12. Aceptémoslo, es más probable que te hayas comido su lunch. ?

  13. Post comment

    Sandra Nava Rodríguez says:

    <3 Amé.

  14. Neta que refrescante leer estas columnas, son geniales chicos. Mi Gab, don´t worry es de cariño bb.

  15. Jajajajaja por supuesto ??

  16. Creo que tu humor y manera de manejar las cosas con geniales y conforme te leo lo reafirmo. Soy tu fan peque ??

  17. Pues con mucho respeto y con cariño d un norteño, chingue usted a su madre.. me hizo el dia y bien dicho: locion es para hombres kbrown..perfume es para chumel

  18. Jajajajajajaj los del centro jamas vamos a entender esa manía de mentar madres a diestra y siniestra de los norteños xD

  19. Gracias GAB por estar presente en ese grupo heterogéneo llamado Máquina 501, y como dice Víctor Cuevas, aterrizas cada vez que se puede a los bárbaros del Norte.

  20. Mándame un beso, chingada madre ?

  21. Mientras no pases al lado oscuro de la loción todo esta bien Gab.

    Recuerda que cualquier cosa el barrio chilango te respalda, solo manda la señal acomodándote los lentes pa’ saber que te hacen esos norteños.

  22. Discúlpanos Gab, el agua del Chiviscar nos afectó 

  23. En cada momento demuestras tu gran cultura ya que tienes referencias cómicas y de todo tipo , me encanta tu manera de escribir . 

  24. Jaja excelente y tan cierto, si somos muy groserotes los nortenos, pero la neta amamos a nuestros chilangos (aunque hay unos que hijosdesupichimadre!), pero no se achicopale Gabo, ademas de groserotes, hay algo que nos llena el alma al usar el verbo chingar… sera por la CH?!?! Chile chilaca en Chihuahua a las ocho de la noche! Eso chingon!! Y son unos chingonometricos todos los maquinos.

  25. Yo también amo al Gab aunque se fresee..
    PD Sra bonita Norteña Chihuahuense

  26. Yo soy de Tijuana, mis papás son de Sonora, mi marido es de Tijuana, pero su mamá es chilanga y nos decimos de todo, hasta a la verga nos mandamos, pero si quiero estar al borde del divorcio no hace falta más que un “ya déjame y chinga tu madre” jajaja que para mi es casual y para él es lo peor jajajaja como me reí!!! ?

  27. Post comment

    Juan Manuel Rivera Cervantes says:

    La palabra es tiquismiquis, solo lo comento porque veo eres una persona que gusta de usar correctamente las palabras, independientemente del humor y sarcasmo, saludos

  28. Te rifaste Gab, gracias x escribir super chingon, todos son buenos en su onda, sigue así, besos ???

  29. jajajajaja te mamaste con el «quieres loción?»

  30. Muy bueno gabo. El norte siempre arriba sino ve el pinche mapa. Arriba Tijuana. Ponte locion, luego vas andar oliendo a noroña.

  31. Jajaja Y eso que no vienes a Oaxaca canijo jajaja
    Desde mi época de estudiante de bachillerato con mis compañeros de grupo y de plantel (que en ese entonces no eran muchos jajaja, fuimos de las primeras generaciones del COBAO 07 de Tuxtepec A Toda Honra Cabrones!!!!! jajaja), el mentarnos la madre llego a ser algo esencial en nuestro trato diario, jamás nos enojamos, había un acuerdo tácito; en resumen éramos amigos. Les aclaro que mentarle la madre a alguien acá en Oaxaca es similar a la situación que describe el Gabo, las madres son sagradas; pero entre cuates es aceptado sin rasgarse las vestiduras.
    Inclusive, durante mi estancia en la región de la cañada, por motivos laborales llegue a establecer una entrañable amistad con un cuate llegado del DF y establecido en San Mateo Yoloxochitlan (creo que llego por María Sabina y al final se enamoro de la región), como olvidar a ese cabrón gordo que desde el primer día que me vio en el pueblo me mentó la madre sin motivo jajajaja. A partir de esa ocasión volvimos a tener contacto y la misma situación, al final terminamos mentándonos la madre cada vez que nos veíamos.
    Un réquiem por mi Madre y por mi brother Miguel (que en paz descansen ambos).
    A veces ser empático te ayuda a conseguir amistades que valen la pena. Igual y el canijo gordo necesitaba a un amigo y lo encontró en la persona que menos esperaba, el maestro de bachillerato recién llegado a la comunidad.
    Desde Tuxtepec, Oax., un saludo Gab. sigan igual cabrones

  32. Acabas de debelar el misterio que para mi significaba el que no se le fuera uno a los madrazos al otro por tanta mentada de madre, ya ni el de Yucatán abandonado en el atrio de la iglesia se salva, aunque si es de los que menos profiere la ya clásica frase de M501 «chinga a tu madre». El chilango es chilango y además de escribir bien, guarda la mentada para la ocasión en que necesita con una voz, hacer una lobotomía al enemigo en turno…