Skip links

NO SOY DOCTORA

Amigos, ¿se acuerdan cuando el internet era libre y todos hacíamos chistes de los políticos en el poder y reíamos con sus tonterías y nos enojábamos cuando lo hacían mal?

Tiempos donde el lic pte dn epn hacía una pendejada e inmediatamente salían memes, tuits, videos y fotos ridiculizando al poder.  Porque eso debe hacer la comedia ridiculizar al poder.

Pues esos días, como misil de bacardí en la cuarentena poco a poco han ido terminándose.

No nos hagamos weyes muchachos, cada vez que la cuarta transformación de mi nevado de toluca viejito presidente amlibebé la caga, y alguien o alguienes hacen o hacemos comentarios al respecto, alguien o alguienes nos salen con que (08. Chairo) “no mames pinche vendido por qué no criticabas a Salinas hijo de tu puta madre” —Porque tenía 6 años pendejo.

Bueno, pues recientemente la no primera dama Beatriz Gutierrez Müller contestando un tuit que, la neta, muy respetuosamente le decía un broder acerda de atender a los papás de los niños con cáncer respondió.

No soy doctora, igual y tú sí, ayúdales.

Y entonces, las redes se encendieron más cabrón  que fan de Gloria Trevi cuando le recuerdas que tenía una red de trata de niñas.

“No soy doctora”, dijo Doña Betty; es como si a la Gaviota le hubieran preguntado por los 43 de Ayotzinapa y hubiera respondido  “no soy policía, búscalos tú”.

Un mensaje de profunda indolencia que solo deja ver que desde el enojo no se puede opinar. Y cuando estás encabronado, es mejor no abrir Twitter. Aunque si no tuitearamos encabronados, no existiría Twitter. Twitter es al enojo lo que instagram es a tener un sugar daddy.

La declaración de Bettty provocó de todo, Memes, hashtags, trending topics y hasta artículos en Reuters y New York Times donde condenaban, la muy condenable respuesta para que 6 horas después la no-primera dama respondiera. “vaya, los haters de mi marido están a la orden del día. Perdón si mi expresión de “no soy doctora” ofendió a alguien. 

No. Eso no fue el problema. La queja no fue por la expresión, entonces por la falta de empatía, la falta de madre de decir que ante la preocupación de un papá porque su hijo no tiene medicinas porque esta administración está haciendo menos por ayudar a esos niños que Michael Jackson en un hospital infantil.

La queja es porque cuando debería mostrar una cara amable y admitir que hay mucho por hacer, que entendemos el dolor y la desesperanza, simplemente dijo, no es mi pedo, yo no tengo que resolverlo, usted hágalo.

Pues el tema es que 30 millones de mexicanos votaron porque lo podían hacer, porque lo podían resolver, y están viendo sus súplicas ignoradas. Están viendo que este gobierno tiene más excusas que soluciones.

Desde el pulso de la República simplemente añoramos tiempos aquellos en el que el poder representaba eso poder. Poder hacer. Poder ayudar. Poder reconfortar a quienes la están pasando mal. Porque el poder se le otorga a quien creemos que es capaz, y de lo único que son capaces, como lo estamos viendo, es de hacerse pendejos, es de voltear la página y hacer como que nada pasó, y yo tampoco soy doctor, pero también tengo tantita madre.

Y como dijo el comediante Alex Fernandez: entiendo la falta de empatía porque a lo mejor usted no ha vivido la desolación de tener a un familiar muriendo de cáncer, y los que lo hemos pasado, no se lo deseamos a nadie así como tampoco le deseamos a nadie tener este gobierno tan puñetas y estos representantes tan chiquitos que no serán doctores, pero tampoco parecen tener mucho de humano.